La (desaparecida) Media Luna del Narancu

La impresionante vista de la izquierda está tomada desde una avioneta sobrevolando volando el Mar Cantábrico cerca de Gijón, a unos 40 kms al nordeste de Oviedo y mirando ligeramente al suroeste.

En la lejanía se pueden ver cuatro cordilleras paralelas. En la mitad este, se puede distinguir la sierra del Aramo, cuya peculiar silueta veía desde el cuarto de estar de nuestra casa en Oviedo. Años mirando por aquella ventana al Aramo hicieron que su imagen se me incrustara indeleblemente en la memoria. Los altos picos nevados del fondo son los de la Cordillera Cantábrica que separa Asturias de Castilla y León.

Las colinas oscuras son las de la Sierra del Naranco y en la mitad izquierda se puede ver como una aguja encima de un monte que los lugareños llaman Picu'l Paisanu.

Pero lo que parece aguja por la distancia es en realidad el monumento al Sagrado Corazón de Jesús que preside a la Ciudad de Oviedo, a la que mira abajo en el valle entre la Sierra del Naranco y los montes de más al sur.

Desde toda la ciudad de Oviedo se puede ver el enorme monumento erigido en fecha reciente. Antes hubo un monolito de cemento con cuatro escalones como de metro y medio cada uno coronado por una media luna de metal y dos fusiles de madera cruzados.

La historia de esta media luna, que tambén se podía ver desde todos los rincones de la ciudad, empieza con un episodio de la guerra civil española conocido como la liberación de Oviedo. La guarnición de Oviedo al mando del Teniente Coronel Aranda se sumó al alzamiento contra la República en julio de 1936 liderado por el General Franco. De todo el territorio de Asturias fue la única guarnición que se mantuvo en rebeldía -el intento del cuartel de Simancas en Gijon fracasó- e inmediatamente después de la sublevación la ciudad de Oviedo fue sitiada por tropas y milicias republicanas que iniciaron un ataque feroz contra la ciudad.

Para ayudar a esta isla de sublevación, desde el alto mando rebelde se decidió enviar una columna de tropas desde Galicia a la que se unieron en pocos dias un tabor de regulares y una bandera de la legión recién llegadas del protectorado de Marruecos. Las tropas de apoyo lograron romper el cerco de Oviedo el 19 de octubre de 1936. El plan de la ofensiva final incluía la toma de las posiciones estratégicas del Naranco por dos tabores de regulares. La bandera de la Legión acabó diezmada en combates cerca de San Esteban de Las Cruces, sin embargo los regulares lograron su objetivo.

La contienda en Asturias todavía duró varios meses en los que poco a poco se fue liquidando el llamdao 'frente del norte." En honor a los dos tabores de regulares que hicieron posible la liberación de Oviedo se erigió el monumento conocido como de la media luna que tiene la forma de la insignia del cuerpo de regulares del ejército español, como puede verse a la derecha, y nunca fue, como comunmente se creía, un símbolo religioso. La media luna estaba hecha de láminas soldadas como de dos dedos de grosor y se decía que habían sido fabricadas con metal fundido de carcasas de la artillería gastada de los regulares.

La media luna del Naranco dio paso al colosal monumento del Sagrado Corazón de treinta metros de altura. Se enterró su prmera piedra el 21 de junio de 1963 y se inauguró en 1980.

De pequeño no era raro que alguna tarde de verano en compañía de amigos hiciera la caminata monte Naranco arriba hasta la media luna. En 1955, una de las veces subí con mi hermano Luis Alberto, Alfredo, un amigo nuestro, y el P. Cádido Pérez, un dominico profesor mío que tenía una cámara de fotos con la que se tomaron las que acompañan a este artículo, posiblemente las únicas en el internet de la media luna del Narancu que por décadas fué parte del paisaje de Oviedo.

La foto de arriba a la izquierda con los tres sentados en la hierba muestra al frente del monumento una placa metálica cojn una inscripción de cuyo contenido no me acuerdo en absoluto, pero estoy seguro que conmemoraba los hechos militares que dieron pie a la erección del monumento. En la de los tres encaramados, tomada desde atrás, se ve una media luna por acabar a la que le faltan unas cuantas chapas para cubrir su cuerpo, falta que aprovechó nuestro amigo Alfredo para tumbarse en su interior...

De la media luna se debe acordar muy poca gente y en varios meses de búsqueda por el internet apenas si he encotrado una o dos referencias vagas, sin ninguna foto.

¿Por qué esta reticencia en mencionar la media luna desparecida? ¿Porque hacía referencia a uno de los éxitos militares del ejército de Franco en la guerra civil? Con esa manera de tratar el pasado un día habrá que hacer desaparecer hasta las pirámides de Egipto!

Si no ves el menú a la izquierda,
visita nuestra página 

Página web por José R. Perdigón
Ultima modificación del 18 de enero del 2012
Se agradecen comentarios a jrperdigon@yahoo.com